INICIO


Nuestra apuesta por seguir conservando la que ha sido y sigue siendo la mejor madera; la de antaño


Cuando uno siente que ya ha hecho lo que tenía que hacer, es cuando los astros se alinean a tu favor y te permiten darle esas primeras pinceladas a lo que va a ser el resto de tu vida.

Hacer lo que se debe o lo que se quiere…

He ahí la cuestión.

Puede que el sentido del deber sea demasiado intenso y coloque al sujeto en una situación de abandono de sueños. Puede que la vida, con aparente conformidad, nos posicione en el bando de los que ya han dejado de soñar, pero ni mucho menos. Ella, luz de luces, sólo viaja con nosotros en el tiempo proporcionándonos esas incipientes canas; fiel reflejo del aprendizaje que hemos hecho.

Porque todo tiene su momento. De igual modo que no podemos correr si aún no hemos aprendido a dar nuestros primeros pasos, la misión de vida espera paciente hasta que por fin cogemos el camino correcto, llevándonos directamente a sus brazos.

Jesús, el protagonista de esta historia, ambuló durante mucho tiempo deseoso de encontrar su camino, disgustado muchas veces consigo mismo, atrapado; se creía, cuando en realidad sus 30 años de dedicación al mundo del mueble, le estaban concediendo una maestría.

Esa destreza con los pigmentos, la delicadeza de sus manos tratando todas esas piezas de sus clientes, el entusiasmo por devolverles la vida, no era más que la conciliación con la que tenía que fundirse.

Hacer lo que se debe transformándolo en lo que se quiere.

Convertir su profesión en su pasión, ayudando, además, al planeta.

HISTORIA

Debíamos de andar por los setenta de un siglo que ha visto cómo el hombre pisaba la luna. Aún creíamos en los Reyes Magos y en el castillo del ratoncito Pérez, cuando nuestros padres, Juan y Josefa, se adentraron de lleno en el mundo del mueble.

Papá tuvo la oportunidad de aprender el oficio de barnizador a principios de los 60 gracias al dueño, por aquel entonces, de Muebles Armengol, empresa ubicada en Lleida, la que se convirtió en su casa después de viajar desde su Andalucía natal.

Después de años trabajando por cuenta ajena, alquiló un viejo taller a las afueras de la barriada de La Bordeta y montó su propio negocio de lacado y barnizado de toda clase de derivados de la madera.

Aún recuerdo aquel sofocante olor entre barnices y disolventes. Todavía siento en mis mejillas el calor de aquella estufa de leña. Mis manos tocando aquel pequeño y viejo escritorio de pino sin acabado ninguno, cuyo único cajón guardaba la que era toda la documentación de su empresa.

Un cuarto de siglo cuidando el aspecto de toda clase de muebles menos el de aquella mesa; recuerdo de su primer empleo de zapatero.

Dieciocho y veintiún años tenían mis hermanos varones cuando se hicieron cargo de sus clientes. Nos dejó demasiado pronto por culpa de una enfermedad. Nunca les he oído quejarse por haber tenido que abandonar los estudios. Cómo si eso fuera lo que debían de hacer.

Treinta años hace que Juan y Jesús comparten su día a día. Primero en aquel destartalado taller, luego de alquiler en otro un poco más grande, terminando, por fin, dentro de las paredes de la nave que hoy regentan, en el Polígono Industrial Camí dels Frares, la misma que hoy están redistribuyendo haciendo sitio a la que es la pasión del benjamín de la familia, hoy un hombre que ya ha cumplido los cincuenta.

1988

2020

Su destino andaba agazapado, hasta ahora. Aún no dominaba la técnica del renovado que le va a permitir hacerse un hueco dentro del mundo del reciclado del mueble antiguo y viejo.

Ya tiene nombre su nuevo acabado: ECLEPTO. Una combinación de técnicas con las que deja aflorar la veta natural de la madera aun modernizándola con vistosos colores.

Tres años han transcurrido confeccionando su primer catálogo de muebles renovados. Muchos días donde al acabar su horario laboral seguía un rato más devolviéndoles a esas piezas la vida.

No sabe si le apasiona más encontrar esa vieja mesa de roble en la que vislumbra aparecerá un precioso trabajo artesanal de marquetería, o terminar confirmando su intuición en el taller devolviéndole el esplendor perdido.

Piezas únicas que después de pasar por sus manos se convierten, además, en una joya.

Colección AMONA es la primera muestra de su trabajo. Palabra en euskera que significa “Buena Madre” en homenaje a la que es su estrella.

C.J.Ruiz

NOVEDADES

Yo he compartido con él esos ratos de paseo donde la vista aún no termina de inspeccionar el mueble de enfrente, que ya vuela hacia el siguiente.

Emocionante experiencia que echo de menos.

Él no. Aun y con todas las restricciones que estamos viviendo, tiene contactos que le van mostrando sus piezas, que si tienen alma, no duda en hacerles un hueco.

En este apartado podréis encontrar los muebles recién adquiridos a la espera de ser renovados.

A partir de ahora os iremos mostrando el antes y el después de cada pieza.

Si os enamoráis de alguna de ellas, podéis poneros en contacto con nosotros y reservarla, decidiendo como queréis que sea su acabado:

· Personalizado

· A criterio del artista

MUEBLES

Cuántas veces nos hemos dicho aquello de “si hubiera guardado el mueble de la abuela”.

Cada vez más los hogares se están convirtiendo en nuestra fortaleza. Aunque imperen modas que a todos nos cuesta no seguir, cada uno de nosotros sabemos lo que nos gusta.

Jesús lo tiene claro y sabe que el mueble antiguo no ocupa un lugar privilegiado dentro de las nuevas generaciones, las que hoy decoran sus nidos.

Este hecho ha sido el que ha inquietado su mente creadora hasta que ha dado con el acabado perfecto, su efecto ECLEPTO, con el que crear ambientes modernos cobijando dentro de esas paredes al mueble abuelo, sí, pero reconvertido en un joven adolescente rebelde y entrometido.

En este apartado se han distribuido todas las piezas según su tipología, para que podáis encontrar el mueble que buscáis de manera mucho más sencilla.

EVENTOS

Difíciles días los que estamos viviendo. Tanto las relaciones personales como profesionales se están viendo arrinconadas por un teletrabajo que, en nuestro caso, no nos permite percibir el olor tan particular de la madera.

Todas estas piezas tienen alma y como tal, acercándote a ellas es como consiguen embriagarte del deseo de colocarlas en casa.

Pero todo volverá a la normalidad…

Por ahora, nuestra siguiente exposición aún no tiene fecha, pero en cuanto empiece el sector del mueble a mover ficha os contamos dónde nos podéis encontrar.

Pronto podremos volver a disfrutar de esos actos donde expuestas esperaran tu visita y que te enamores de una de ellas.

Hasta entonces deseamos que disfrutéis paseando vuestro ratón por todos estos rincones que hemos creado para vosotros.